La exposición prenatal a pesticidas ambientales aumenta el riesgo de trastorno del espectro autista (TEA) en niños, según los resultados del estudio publicados en el British Medical Journal.

Los investigadores obtuvieron los registros de pacientes con TEA del Departamento de Servicios para el Desarrollo de California. La recolección de datos incluyó a pacientes con discapacidad intelectual comórbida. Cada caso se cotejó con sus respectivos registros de nacimiento extraídos de la Oficina de Estadísticas Vitales. Los registros de control seleccionados al azar se compararon con cada caso 10: 1 por año de nacimiento y sexo. El sistema de Notificación del Uso de Plaguicidas establecido por California se utilizó para desarrollar una herramienta de sistema de información geográfica. Las direcciones de nacimiento residenciales, que figuran en los certificados de nacimiento, se geocodificaron para estimar la exposición prenatal e infantil a los plaguicidas. El estudio examinó 11 pesticidas de alto uso basados en la implicación previa en la toxicidad del desarrollo neurológico. Se realizaron análisis de regresión logística para estimar la asociación entre el TEA y cada exposición.

Un total de 2.961 individuos con TEA, incluidos 445 con discapacidad intelectual, fueron emparejados con 35.370 controles. Las características sociodemográficas fueron similares en ambos grupos, y la mayoría de los participantes (81,2 a 82,6%) eran hombres.

Seguir Leyendo

«La investigación adicional debe ser traslacional e integrar enfoques experimentales y epidemiológicos para dilucidar aún más los mecanismos subyacentes en el desarrollo del trastorno», concluyeron los investigadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.