Un diagnóstico preciso de la afección es fundamental para implementar terapias para revertir o mitigar un estado de compromiso respiratorio. El diagnóstico correcto del compromiso respiratorio requiere un examen para determinar la cantidad de gas en el torrente sanguíneo del paciente. Hay dos pruebas diferentes disponibles para el diagnóstico clínico.

Las pruebas y el control de los niveles de gasometría sanguínea requieren uno de los siguientes procedimientos de diagnóstico:

  • Oximetría de pulso

Para esta prueba, se coloca un pequeño sensor en el dedo o la oreja del paciente. El sensor utiliza luz para estimar la cantidad de oxígeno que hay en la sangre.

Un oxímetro de pulso funciona emitiendo luz roja e infrarroja a través de capilares. La cantidad de luz roja e infrarroja transmitida proporciona una medida aproximada de oxígeno en la sangre. La lectura del oxímetro se basa en el color de la sangre: la sangre oxigenada es un rojo más brillante que la sangre desoxigenada, que aparece como púrpura azulada.

  • Gasometría arterial)

Esta prueba mide los niveles precisos de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre. Se extrae una muestra de sangre de una arteria, por lo general en la muñeca. Luego, un laboratorio procesa la muestra de sangre para determinar los niveles de oxígeno y dióxido de carbono.

La evaluación y monitorización de los niveles de gasometría sanguínea es el medio más preciso para identificar un estado de compromiso respiratorio en los pacientes. Sin embargo, la prueba de GAB requiere una muestra de sangre arterial, que es más invasiva e incómoda para los pacientes que una lectura de oximetría de pulso que utiliza una lectura basada en la luz y el color.

Reconocimiento e intervencióneditar

La importancia de diagnosticar el compromiso respiratorio es que con un diagnóstico y tratamiento más tempranos se puede prevenir la progresión a insuficiencia respiratoria. Las técnicas de monitoreo mejoradas y las terapias específicas pueden prevenir la progresión del compromiso respiratorio a insuficiencia respiratoria y posible muerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.